* ADIOS *

Si tienes que decirme que me marche

dímelo mirándome a la cara,

entonces comprenderé tus sentimientos

y te daré la espalda.

Me marcharé, sumido en el silencio

como solo sabe hacerlo aquel que ama,

con el corazón sangrando y en pedazos,

pero, sin decir nada.

Y no te quedes esperando mi regreso

por que no puede regresar la nada,

es como pretender que vuele un ave

a quien le acaban de cortar las alas.

Solo te pido que no rías nunca

de quien supo amarte con el alma,

de quien vivió pendiente de tus besos

esperando, como limosna,

que lo amaras.

 

JMR.

 

Bety

 

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEER

 

 

© Bety, viernes, 01 de mayo de 2009 20:53