Quiero perderme en el bosque de tus ojos
y tener en tu mente mi morada
y a tu dulce corazón, mujer amada,
complacerlo noche a noche en sus antojos.

Pondré un collar de besos a tu cuello
y el jugo de tus labios viviría
por tu cuerpo emprenderé mi travesía
llevado por tu mano en mis cabellos.


Viajaré sobre mi boca por tu espalda
y mi lengua llevará toda la culpa
cuando encuentre tu cintura nada oculta
y desespere por la ausencia de tu falda.

De tu cuerpo volará la calma
al lamer tu ángulo convexo
y un sendero abrirás para gozarme
y gustoso me hundiré para saciarme
en la rosa carne de tu sexo.

Escalaré a la cima de tus senos
zigzagueando por el valle de tu piel
saboreando aún la tibia miel
que me diste al visitar tu monte Venus
y rodeándote de flores y ternura.


Penetraré tu cuerpo deseoso
pasaremos el límite del gozo
entre las olas de la pasión y la locura.

Yo te haré sentir mujer, paso tras paso
y tu piel será mi piel, igual tu boca
y tendremos una noche, noche loca
al hacerte el amor entre mis brazos.


Y en mil noches para ti, mi duendecilla
el Verano de mi amor será caliente
besaré tus manos y tu frente

y amaré el rubor de tus mejillas.

Bety
 

 

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEERFIRMAR

 

©Bety

02/05/2010 07:13 p.m.